Una travesía a golpes de esperanza y desaliento

El barco francés rompe el cerco y logra encaminarse a Gaza, aunque Israel sostiene que han dado la vuelta. Los tripulantes del ‘Gernika’ ocupan la Embajada para reclamar la atención y protección del Gobierno español. Los organizadores sostienen que aún hay dos barcos en lugares desconocidos listos para emprender la travesía.

El calendario se ve llenando de tachones. “Hoy sale la Segunda Flotilla de la Libertad”. No. Dentro de tres días. No. Mañana. No. Pronto. Es la respuesta más aproximada que pueden dar sus organizadores. La comitiva ya está mermada, de 15 barcos y mil activistas se ha pasado a un 60%. Lo que no se reducen son las 5.000 toneladas de ayuda humanitaria que quieren llevar a Gaza. Sus días se iban consumiendo lentos en los puertos del Mediterráneo, entre Italia y Grecia. Días desesperantes, hasta que dos naves dieron el paso, rompiendo la orden del Gobierno heleno de no permitir la navegación a quien pretendiera poner rumbo a Gaza. Primero fueron los norteamericanos y los canadienses y ayer le tocó el turno de poner su grito en las agendas políticas mundiales a los franceses y españoles.

Este nuevo día, con esperanza y desaliento compitiendo por arañar minutos en la jornada, arrancó con la ilusión de una meta lograda: los activistas del buque galo, el Dignité-Al Karama, lograron zafarse del cerco de las patrulleras griegas y se hicieron a la mar, llegando a aguas internacionales. Llevaban ya cinco días anclados, esperando a sus compañeros, pero lejos de los puertos, lejos de tierra, intentando evitar sabotajes como los sufridos por tres de los buques. La atención de la Armada y los guardacostas, centrada en los atraques en tierra, les permitió ganar terreno y así pudieron pasar desde Córcega, donde estaban parados. En este pequeño barco, de apenas 19 metros, viajan ocho personas, entre ellas un antiguo candidato presidencial francés de izquierda, Olivier Besancenot, la eurodiputada de Los Verdes Nicole Kiil-Nielsen, y la reputada sindicalista Annick Coupé. Las noticias fueron muy contradictorias durante todo el día, pero al cierre de esta edición la radio militar israelí confirmó que habían regresado a aguas griegas porque decidieron no seguir su travesía en solitario, mucho más peligrosa si llegaban a toparse con los soldados israelíes. Fuentes cercanas a la expedición, como Thomas Sommer, responsable de la campaña Un barco para Gaza, insistió vía telefónica en que el barco “está navegando en aguas internacionales de camino a Gaza“. “No es así. No vienen de camino, están en aguas griegas de nuevo, aunque atracarán en un punto distinto al de sus compañeros”, insistieron desde las Fuerzas Armadas de Israel, con información oficial del Ejecutivo griego.

Seguir leyendo

Anúncios

Categorias: Notícias

A Fundação nas redes sociais

A Fundação José Saramago está presente num conjunto de redes sociais. Para aceder, basta clicar nas imagens abaixo:

%d bloggers like this: